Jugá con el mouse y los peces lo seguirán

martes, 30 de septiembre de 2008

ANÁLISIS DEL CUENTO: LA NOCHE BOCA ARRIBA DE JULIO CORTÁZAR



ANALISIS DEL CUENTO: LA NOCHE BOCA ARRIBA, DE JULIO CORTÁZAR.

Hay autores de la literatura fantástica contemporánea o, para ser más precisos, hay relatos que recurren al “hecho fantástico” como un modus operandi para torcer situaciones ordinarias y llevarlas al plano de lo “irreal” y resolver una historia. Cortázar es uno de ellos. Nos basta un ejemplo para comprobarlo: Autopistas del Sur, por ejemplo, en donde un simple embotellamiento de carros en una autopista francesa se transforma en un caos que llega al límite de lo real, quiebra la barrera y ya pasa del lado de lo fantástico. Carros que están durante días atascados en donde se crea una microsociedad, un pequeño mundo que nace a partir del hecho fantástico.
Pero Cortázar es un autor que no limita su producción literaria solo a transformar un hecho normal en algo fantástico, como lo hizo con: Queremos tanto a Glenda o con Las ménades. Va más allá. Y este es el caso de un cuento muy curioso: La noche boca arriba.
Borges solía recordar, cada vez que podía, el sueño de Chuang Tsu, quien soñó que era una mariposa y al despertar ignoraba si era Tzu que había soñado que era una mariposa o si era una mariposa y estaba soñando que era Chuang Tsu.
En La noche boca arriba, Cortázar recurre a este recurso. La del soñador soñado. La trama cuenta, básicamente, la salida de un muchacho de su trabajo en su motocicleta. Ya es tarde, conduce rápido con una aparente felicidad hasta que atropella a una señora y se accidenta. Cae al pavimento y la moto se le viene encima. A partir de ahí Cortázar utiliza el método del buen cuentista: minimiza/aliviana, con mucha solvencia, la tragedia. El accidentado, que no tiene nombre y este hecho no es casual, llega a una clínica en donde es enyesado y puesto en una habitación junto a otras treinta personas, en condiciones de cuidado.
Es acá, en este punto del cuento, en donde ocurre el hecho que trasciende lo fantástico para ir a lo sobrenatural. El muchacho, rendido de cansancio por todo lo vivido, se duerme y entra en un sueño (al igual que Chuang Tsu). En ese sueño, el protagonista se encuentra tratando de huir de los aztecas. O sea, su sueño se remonta a la civilización azteca, a la cultura prehispánica en Meso America. Inmerso en el sueño, lo que le llama la atención es el olor. Un olor distinto, de otros mundos. Otras épocas. El muchacho, en su sueño, pasa días escondiéndose del enemigo hasta que es capturado y su destino es la muerte. Aquellos hombres lo elevarán a lo más alto de un altar, en medio de fuegos rituales de una ceremonia mortal. Agitado, de despierta. Se da cuenta que todo ha sido un sueño. Un compañero de habitación le explica que seguramente delira a causa de la fiebre, “a mi me pasó”, lo consuela. Ve camas con gente convaleciente a su alrededor, ve una luz violeta tenue que, lentamente, se apaga.
Entonces viene lo maravilloso del cuento, el conflicto central. La luz violeta de la sala se apaga y el muchacho entra nuevamente en su sueño, que se torna real. La angustia de vivir dos realidades sin saber cual de las dos es la cierta. O acaso ambas lo son?.
Apresado y puesto boca arriba (al igual que en la camilla del hospital), preparado para ser sacrificado por los aztecas en medio de fuegos fatuos y coros infernales, el muchacho logra despertar por última vez para verse ya rendido, ya muy cansado como para permanecer ahí, en el hospital. Hace un esfuerzo por no caer en el sueño, por no ir del otro lado de la realidad, como una chaqueta reversible: cuál de los dos lados es el real?.
Ya entrado en el sueño, como indio moteca apresado por los aztecas, se da cuenta que el otro, el muchacho sin nombre, el muchacho del sueño (Chuang Tsu), estaba siendo soñado por la mariposa. Qué él, el chico de la moto no soñaba, sino que fue soñado por el otro, el indio moteca que se dirigía a su inexorable final, con el sacrificador azteca ya cerca de él, en un tiempo remoto. Ese indio apresado, soñó mientras estaba en la antesala de su muerte, que iba por extrañas avenidas de una ciudad asombrosa, con luces verdes y rojas que ardían sin humo ni llamas. Iba, en sus sueños, montado en un inmenso insecto de metal bajo su cuerpo, hasta que cayó y quedó tendido boca arriba, con sus ojos cerrados, en medio de todos los fuegos.


Gustavo Bonino

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bueno lo de "sobrenada: día del autor". y lo de Cortázar también (aguante Taurus carajo!

un abrazo

Juan

Anónimo dijo...

Gustavo: Que lindo el analisis del cuento, y que bueno el cuento.

BESOS ANA

Anónimo dijo...

Me esperaba la amputación, la aguardaba desde la mitad del sueño, como final preanunciado de una tragedia cotidiana. Pero lo fantástico trocó lo trágico en esperanza,transformó la pesadilla en avenidas verdes montadas en insectos de metal, el cadalso en una ciudad asombrosa. El fuego en luces.
Gracias Gus.
Fofi.

Gustavo Bonino dijo...

Gente, gracias a todos por los comntarios. Son embriagadores.
Gustavo

calientapiés dijo...

julio te parte el mate.

encargo bloggero:
http://zambademi.blogspot.com/2008/10/encargo.html

muy lindo todo, como siempre (¿hay algo más odioso que la frase que acabo de escribir?, mis disculpas).

Gustavo Bonino dijo...

Hey! Calientapies!, me alegraste el día. Gracias por leerme. Fijate que desde hace mucho, en los links de mi blog, está el tuyo. Que lo recomiendo siempre. Muy bueno.
Saludos

PD: Sí, hay algo más odioso que la frase que escribiste. No escribirla. Está bueno el aliento, llega.

Anónimo dijo...

Paso a opinar q de comentario o de análisis del cuento,no tiene nada, lo que se realiza acá es un simple argumento correcto del relato.

Gustavo Bonino dijo...

Es tu opinión y la subo para compartirla, como todas. Si querés podes mandarme tu correo y lo discutimos. Estaría bueno porque abrirte el debate. Sino queda todo en la crítica por la crítica misma y no en la crítica que suma. Me aburre debatir así, es como jugar al truco con cartas poker...
Gracias -de verdad- por haberte tomado el laburo de escribirme.

Juan Valle dijo...

Bueno, si recordamos el surgimiento de este cuento como una anécdota que sufrió el mismo Cortázar en su moto, sería también algo que tal vez no debería dejar de obviarse (solo como un complemento, claro). Varios cuentos de Cortázar nacen de anécdotas, un ejemplo aparte del de La noche boca arriba puede ser el surgimiento del cuento Circe que aparece en Bestiario. Bien dicen que se escribe de lo que se vive, una muestra de experiencias.

Muy buena, recuerdo que La noche Boca arriba fue el primer cuento que leí de Julio Cortázar claro que fue con este que conocí la obra de este autor cuando tenía catorce años. Bueno para lo demás está mi memoria un poco gastada.

Saludos.

Gustavo Bonino dijo...

Es cierto Juan. Fue una vivencia que Cortázar vivió en carne propia, como la gran mayoria de sus cuentos y/o de sus personajes. Yo obvié ese paso, quizá porque la sustancia, la carne del cuento es la ensoñación y la vigilia como estados que se alteran entre sí. La película Matrix quiso contar esto con una excusa más pretenciosa, más pomposa. Cortázar, cincuenta años antes, supo poner toda esa intensidad en pocas páginas y con una anécdota cotidiana. Ahí radica el genio.
Gracias Juan, muy bueno tu comentario.
Gustavo

Anónimo dijo...

valen callampa chupen pico

Anónimo dijo...

Es verdad, esto no es un análisis del cuento, el análisis verdadero debe ser muy didáctico y enseñarnos cosas como por ejemplo que el autor ha hecho un neologismo con la palabra "moteca" juntando la palabra "moto" con la civilización "tolteca", también nos de be enseñar a descubrir que es un cuento absolutamente geométrico, que si lo dibujamos obtendremos una figura perfecta. Un buen análisis nos debe enseñar que existe un libro llamado "Doce ensayos sobre el el cuento la noche boca arriba", también deb e enseñarnos que esa frase fue anticipada por Lorca en su Oda El
Rey de Harlem donde dice: "La sangre no tiene puertas en vuestra noche boa arriba", en fin podría seguir mucho más. Eso es un análisis

Ceci dijo...

Al comentario anterior... Si podés seguir ¿por qué no seguís? O enseñanos tu blog en donde exponés y compartís tus análisis...

Ceci dijo...

Al comentario anterior: Si podés seguir, ¿por qué no seguís? O mostranos tu blog en donde compartís y exponés tus análisis... Sería de mucha utilidad.

Gustavo Bonino dijo...

Ceci, creo que está más que claro lo que expuse. A tu comentario, te comento que no tengo otro blog. Sería útil para mí, entenderte para entender y poder darte la respuesta que estás buscando.
Gracias
Gus

Anónimo dijo...

También opino que no es una análisis del cuento, pueden seguir el vínculo y ver un verdadero análisis de "La noche boca arriba":

http://www.ucm.es/info/especulo/numero47/nocheboc.html

Anónimo dijo...

También opino que esto no es un análisis, si buscan un verdadero y muy completo análisis de "La noche boca arriba", sigan el siguiente vínculo: http://www.ucm.es/info/especulo/numero47/nocheboc.html

Análisis narratológico del relato
“La noche boca arriba”, de Julio Cortázar. Realizado por María Isabel González Arenas y José Eduardo Morales Moreno

Gustavo Bonino dijo...

Cuantas caricias a la gente con doble apellido. Quizá una mano de gigante de felpa amarilla. Bellos. No dudo que vuestro ensayo debe ser una maravilla.

Gustavo Bonino

Erika dijo...

Excelente explicación y análisis del cuento! Me sirvió para lograr entenderlo...Gracias. Saludos.

Anónimo dijo...

entonces en el cuento de cortazar un indio sueña que andaba en moto por una ciudad civilizada y de vez en cuando vuelve a su cruda realidad de ser sacrificado? por lo entendido es asi no?

Gustavo Bonino dijo...

me da la sensación de que ambas realidades son posibles. Si pensamos en el sueño de Tsu (el soñador soñado) o si pensamos mejor, en que el tiempo puede ser regresivo o más osado: El tiempo puede ser paralelo, entre dos momentos distintos en lo que occidentalmente llamamos calendario.

Gracias por interés. Es un cuento que siempre, desde chico se apoderó de mí. Me llevo a otras lecturas, etc.
Gustavo Bonino.


Anónimo dijo...

Gustavo me intereso bastante el comentario y me ayuda mucho para poder analizarlo mas
Gracias me ayudaste mucho para lograr hacer mi informe sobre este tema

Gustavo Bonino dijo...

Gracias a vos, si logré -al menos- ayudar a una persona, entonces mi vida ya está justificada.
Me alegra mucho haber sido útil para alguien.
Gustavo

Giuliana dijo...

Hola Gustavo , soy Giuliana . La verdad me diste una mano para comprender un poco más este cuento , un groso .. Gracias !

Anónimo dijo...

gustavo muchas gracias por compartir tu análisis! muy bueno!!!!

teeoo karen dijo...

muy buenoo tu analisis . la verdad fue una lucha este cnto para mi... lo lei muchas veces y siempre saqe cosas diferentes... me fuiste muy util..gracias!!

Anónimo dijo...

gracias me parecio muy bien desarrollado!!

Anónimo dijo...

Que hermoso análisis, realmente bello. Se nota que te gusta la pluma de Cortazar.

Saludos

Felipe

Raissa Pagan dijo...

Muy buen análisis me fue muy útil para mi clase :)

Gaby dijo...

Muy bueno, Cortázar excelente,
cómo me atrapa. Y tu aporte sumamente valioso, gracias

agustin figueroa dijo...

Me gustó tu análisis...
Pero yo entendí otra cosa...
Yo entendí que la vida del indio azteca es un sueño de la vida del hombre que tiene un accidente(la cual también es un sueño).
Eso lo deduje de esta parte del texto:

"En la mentira de ese sueño también lo habían alzado del suelo,también alguien se le había acercado con un cuchillo en la mano,(ese alguien es el sacerdote moteca que lo quiere sacrificar) a él tendido boca arriba, a él boca arriba con los ojos cerrados entre las hogueras.".

Esa oración es la última del texto.

Gracias

Fernando

Carolina dijo...

Hola Gustavo! Me pareció súper interesante el análisis, muy bien elaborado y explicado. Tenés más análisis de Cortázar? Sería genial poder conocer más interpretaciones, especialmente de los cuentos de Bestiario, como Cefalea... que realmente no termino de entenderlo. Gracias por compartir esto! Saludos

Gustavo Bonino dijo...

MUCHAS GRACIAS A TODOS. Los que - de alguna manera me elogian - y también a las críticas un poco más duras. Esos también son elogios. Si los ubico en mi lugar de entendimiento.
Gustavo Bonino