LA BELLEZA ESTÁ EN TODOS LADOS

LA BELLEZA ESTÁ EN TODOS LADOS
ES TODO LO QUE TENGO...

viernes, 10 de octubre de 2008

PARA MIS MELLIS DEL ALMA



El texto que sigue a continuación fue escrito por Marina López (Maru), la esposa de mi hermano. Por lo general suelo retocar o corregir ciertos detalles de gusto o de estética cuando me pasan un texto. Pero esta vez se trata de un dolor personal. Y siento que no tengo ningún derecho a hacerlo. Me queda muy chico el papel de corrector.
Respeto y silencio tal vez sean las palabras que más se acerquen a la caricia que ambos se merecen.

Para mis mellis del alma

Tengo el vientre seco.
Las manos vacías.
Mi panza callada y mis pechos grandes sin sentido.
Mi Sebi, mi amor, no para de llorar y esto es como decir que la vacas vuelan.
Lamentablemente tuvo que hacer de partero, sin querer, con dolor y desesperación.
Mis bebés no están.
Tenían tíos, tías, padrinos, madrinas, abuelo, abuelas, tíos adoptivos, primitos, una hermanita canina y dos papás que los esperaban con todo el amor del mundo. Un amor inigualado. Logrado por toda una familia, que ya desde la panza les hablaban, los amaban y deseaban ansiosos que lleguen.
Uno era más grande de cuerpo, blanco pálido como papá y de ojos claros. El otro era un varón, más pequeño de cuerpo, de piel y ojos como mamá, oscuros.
Adiós mis mellis queridos. Me duele el alma cuando les digo adiós, los busqué tanto, los soñé tanto, los esperé tanto y tan pronto les tengo que decir adiós.
Mi alma esta cansada y devastada.
Los extraño y deseo verlos, aunque sea en sueños. Para ir a jugar, mimarlos, darles besos, cantarles canciones y repetirles hasta el cansancio que los amo con toda mi razón y corazón.

Mamá Maru

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobran las palabras que podamos agregar los demás...

Estoy de acuerdo, respeto y silencio es lo que necesitan estos valientes papás por ahora.

Un abrazo enorme a ambos.
Inga

calientapiés dijo...

Me llamo Cecilia y hoy me siento desesperadamente chica como para dejar un comentario en las palabras de Maru.

un abrazo fuerte para el que lo necesite!

Anónimo dijo...

Yo, Maximiliano, uno de esos tíos adoptivos que Maru comenta, uno de esos hermanos adoptivos que Sebi tiene, no tengo otro sentimiento que un profundo dolor por los melli, por Maru y por Sebi. Siempre estaré ahí con ustedes, así sea en el acompañamiento, o en el silencio. No tengo palabras, solo sepan que realmente los quiero con todo mi corazón.

martin G dijo...

Aquellos que esquivan las duras dificultades de la vida, se hacen mas fuertes.

El dolor seguramente sera inmenso, pero la tormenta pasa, llovera un tiempo, estara nublado, pero el sol siempre sale, nuevamente.

Mis mas tiernos abrazos de FUERZA!!!

Lo escrito es dulcemente triste. Me conmovio.

Anónimo dijo...

ayy gus, q heavy
un beso fuerte para todos
los quiero
lejos fisicamente
pero cerca desde el corazón

dani

Anónimo dijo...

La verdad que la inesperada página de Maru es digna de ser leída.
Muchas cosas para decir: es, desde luego, conmovedora. Es auténtica, es sencilla, es intensa.

Fuera de la compasión por ella misma y por Sebi, porque en este caso los conozco, haberla leído me lleva a una reflexión... Y es una triste comprobación de un tópico en el que yo, como muchos otros, ya creía: que el dolor, el genuino dolor, el visceral, produce flores, poesía si querés. ¿Soy cursi? No si se lee esto con la misma sencillez que la página de Maru. Ella, revisando sus entrañas mientras escribía -tal vez buscando a su carne de golpe arrancada de allí- encontró bellísimas imágenes y metáforas, sin ninguna pretensión, con sencillez. No sé si felicitarla. Es superfluo. Le mando en todo caso un beso.

La felicitación a vos, por publicarla en tu blog.

Abrazos,

Gonzalo.

Anónimo dijo...

Que lindo Gustavo lo escrito, es doloroso, pero bueno se dispersara en el polvo de estrellas de los mellis. Un beso, se lo que significan los hijos, pero la vida es dura. Ojala tu cuñada pueda volver a repetir el maravilloso avance cientifico de poder volver a engendrar. Se lo deseo de corazon. ANA

Anónimo dijo...

Que hermoso lo que escribio Maru, dios mio, cualquier escritor, cualquier tipo que supuestamente sabe, no puede superar algo que se ve en la lectura, aunque veas errores de los supuestamente de redaccion, aunque ella exagere o sientas que se le termino el mundo y uno sabe que no es asi...Digo, dejando eso de lado, hay algo que supera cualquier autor, la VERDAD, LA AUTENTICIDAD DESDE DONDE ESCRIBE...

Me hizo llorar.

Juanca

Anónimo dijo...

Me emocioné mucho con tus líneas mamá Maru. Lo unico que puedo transmitirte es un poema que siempre me acompaña y me alienta:

"Sueñen, aunque el sueño parezca imposible.
Luchen, aunque el enemigo parezca invencible.
Soporten el dolor, aunque este sea insoportable.
Corran, por donde el bravo no osa ir.
Transformen el mal en bien, aunque sea necesario caminar mil millas.
Amen lo puro e inocente, aunque sea inexistente.
Resistan, aún cuando el cuerpo no resista más.

Y al final alcanzarán aquella estrella,
aunque esta parezca incalcanzable.

Daisaku Ikeda."

te mando un abrazo a vos y a sebi.

Sti

Anónimo dijo...

No puedo parar de llorar y trato de sentir como puede estar sintiendo ella, pero es imposible, me conmovieron muchisimo sus palabras, y yo me quede sin las mias.

Saludos, Mariela

Anónimo dijo...

hola me llamo roberto y necesito d tu ayuda necesitop el analisis literario del cuento de "la casa del juez" y de "la noche boca arriba" crres que me la puedas mandar mi correo es naughty_happyman@hotmail.com y si puedes ´para el martes en la tarde seria genail grax, escribes super lindo bye

Paula Mariposa dijo...

Qué bueno que los ángeles de la guarda de esta pareja -tan amada por sus allegados- hayan pasado por el vientre de Maru. Sin dudas han dejado un marca imborrable. Tiendo a pensar que lo que sucedió es sencillamente la magia de lo que está por venir.

Los abrazo. Paula.