LA BELLEZA ESTÁ EN TODOS LADOS

LA BELLEZA ESTÁ EN TODOS LADOS
ES TODO LO QUE TENGO...

sábado, 27 de febrero de 2010

NY X - BUTTERFLY´S RAIN.


En NY cuando está por llover, no es como en el campo... No huele a tierra.

No es como en Buenos Aires (extraño Buenos Aires) porque cuando está por llover a las viejas les duele las rodillas y además huele a ropero viejo, a humedad.

En NY cuando está por llover, huele a como a cloro de pileta. A mar y a río mezclados. Se puede ver -literalmente- en el asfalto, el desprendimiento del olor. Se puede rozar con el hombro en cualquier esquina, la sensación, el preludio de la lluvia.


Desde mi depto en el Meatpacking se colaron esos olores. Estaba por llover y yo necesitaba lavar las lágrimas con agua de lluvia. Y me puse el jean negro y las converse hechas mierda y cualquier remera, de esas que uso para dormir. Verano. Corrí. llegué a la esquina de 14 y 8. A la esquina de casa. De casa? (no, no, ese planteo existencial ahora no. No ahora que está a punto de venirse un diluvio).


Truenos sonaron desde algún incomprensible lugar. En mi mente estaba alguna música, me mojò un gotón y me manchó media cara. Luego otro y me dio escalofríos. Luego otro.

En un segundo estaba bajo una ducha que me tiraba contra la vereda.


Abrí los brazos de felicidad. Levanté la cabeza hacia el cielo. Bien alta. Reemplacé las gotas por mariposas de colores. Sonaba un piano lento en mi mente. Creo que era Wise Up, de Ammie Man, sí, eso era.


Y así me quedé, pude llorar con comodidad, camuflando lagrimás con gotas y me sentí libre. Libre de ella. Libre del pasado. Libre de Celia. Del dolor enorme que me causa que Matías esté en algún lado. Libre del recuerdo.


Lloré como nunca, me agaché. Me hice un bollito en medio de esa enorme esquina mundial. La gente -creo- me esquivaba, mientras yo esquivaba tantas otras cosas.

2 comentarios:

Joesselin dijo...

Esa lluvia me hace recordar uno de los primeros recuerdos que tengo de un jefe argentino hace aaaaños en Venezuela. Una noche de lluvia se iba caminando medio borracho hacia el hotel donde vivia en ese momento, con un gordito al lado que aun no se si le caia bien o no.
En fin, ojala la lluvia pueda camuflar tus lagrimas cuando te sientas mal, y que los rayos del sol te saquen una sonrisa (aunque sea forzada) para que asi te sientas bien....
Me alegra saber de ti, besos!
Joesse, la morocha, por si no te acordás mi Gus

Anónimo dijo...

La nota indiscutiblemente es muy buena para ganar chicas. Salud!