LA BELLEZA ESTÁ EN TODOS LADOS

LA BELLEZA ESTÁ EN TODOS LADOS
ES TODO LO QUE TENGO...

miércoles, 6 de abril de 2011

CERCA DEL CERCO



Luego de que Cliff, vaya nombre de imbécil, me despidiera, debía tomar una decisión. En cierta forma el "imbécil" no era tan imbécil. Yo estaba, como se suele decir, con la pólvora mojada y mi forma de escribir es exactamente igual a un vómito. Sale todo junto, caprichosamente y no hay forma de pararlo.
Luego de dos días de encierro, celular apagado y cable del teléfono arrancado, decidí salir. Era el mediodía y de pronto me dieron ganas de vivir.
Luca, pobre, hizo sus necesidades en el diario durante esos dos días y mi única tarea era atenderlo, para no morir del asco. Como pude, solucioné el tema "cable del teléfono arrancado de bronca". Lo logré. Ironías de la vida. De pronto supe de telefonía pero no me salía una palabra.
Pensé en llamar a Ama, pero recordé que se fue con su jefe a California a la convención de no se que cuernos. Acá todo el mundo hace convenciones. Hay tanto dinero, que se consume cualquier pavada y con éxito. Para eso arman convenciones. Todo el tiempo convenciones. Para venderte desde un percha multifunción hasta un lugar de vacacciones de por vida.  
Pensé en llamar a Gina, but, it´s to late to say "I´m sorry". No. Error. Pasado.
Y Linda?, también lo pensé, pero lo único que iba a ganar era que se me instalara de por vida.
Sonó el teléfono. Miré la llamada. Era Al. Atendí.
- (GRITANDO) En donde estabas? Te dejé cien mensajes.
- No será mucho?
- Te dejé dos mensajes pero largos...
- Estuve siempre acá, en casa. Me despidieron del blog.
- Te paso a buscar ahora, me dijo Al, siempre firme y fiel.
- Dale, necesito ver el sol.
Me invitó a Del Frisco´s, en la 6ta Avenida con la calle 49. Famoso por su Double Eagle Steak House. Además tienen vinos argentinos. Nos tomamos dos botellas.
Le expliqué bien a Al lo que me estaba sucediendo. Y él siempre con su cigarro en la boca me escupió su humo y su verdad.
- Si te volvés, vas a ir corriendo a buscar a Gina. Si te quedás, yo te consigo algo. Estás en la lucha. No todo está perdido acá.
- Sí, pero me están cagando a palos.
- Exacto!!, me gritó. Te están cagando a palos. Qué creías que Manhattan era el sueño dorado en donde vuelan duendes?.
No, respondí. Al continuó con su regaño. 
- Tenés dos novelas y la gente del blog que se vaya al carajo. Vos sabés que podés pelearla, no seas maricón!
Me agarró de los cachetes. Me dió una palmada en una mejilla.
- Despertá. Qué querés hacer? Irte o quedarte?
Pregunta sin respuesta. Solo atiné a levantar la mirada mientras mis lágrimas  caían sobre un pedazo de carne cara.
Al suspiró, en claro gesto de resignación.
Pidió la tercera botella de vino para llevar y la cuenta.

Gustavo Bonino

No hay comentarios.: