LA BELLEZA ESTÁ EN TODOS LADOS

LA BELLEZA ESTÁ EN TODOS LADOS
ES TODO LO QUE TENGO...

lunes, 7 de noviembre de 2011

LA VIDA ES UNA FIESTA...




Luego de una semana encerrado en la habitación del motel, de la cual salía solo para comprar algo de comida y  -por aquellos días-  la botella de whisky, salí con la guitarra, la puse en el auto y me fui a la playa. 
Estaba débil en todo sentido. Pero sabía que esa debilidad era pasajera, el resorte al despertar. Era, en términos de dramaturgia, un poco de digresión, antesala a la progresión que por algún lado olfateaba. 
La semana de encierro en el motel, fueron de una estática que llegaba a hormiguearme ciertas partes del cuerpo. 
A veces la vista perdida en la tevé y la mente en cientos de miles de lugares. Hasta que caía en un lugar que me despertaba algo. Por lo general, llanto. Esa gran rueda mágica cargada de melancolía. 
La noche en la playa no podía ser más hermosa. Al fin algo me hacía llorar sin tener que recurrir a una parada triste de la rueda mágica. Toqué tantas canciones a la luz de la luna que tuve que repetir algunas. Imaginaba que Gina estaría mirando desde lejos. Eso mejoraba la calidad de las canciones. No fue Gina. Fue Juana. Una mejicana de ojos negros me miraba desde el deck de su casa, que daba sobre la playa. Yo ni siquiera había reparado en la cercanía. La noche nos escondió a ambos. Hasta que un llamado de ella y una luz de farol, corrieron los velos negros que nos separaban. Nos descubrimos. 
Me invitó a acomodarme en un puf blanco, ella se levantó del suyo y trajo un par de vasos con Ron. Cantamos hasta el amanecer. Luego me invitó a pasar. 
Me dio cariño. Hacía mucho que nadie me acariciaba la espalda. 
Gustavo Bonino

No hay comentarios.: